viernes, 20 de febrero de 2009

Angliru, el infierno ciclista.


Se han escrito páginas y páginas acerca del Angliru y de todo lo que en él ha sucedido desde que la familia ciclista descubrió las pendientes que conducen al cielo. Desde siempre L´Angliru estuvo destinado a ser algo grande, lo único que faltaba era encontrar el momento apropiado para que todas las miradas se volviesen hacia él y descubriesen su personalidad.

En el año 99, con la llegada de la Vuelta Ciclista a España, L´Angliru se convirtió en el coloso asturiano que consiguió que ciclistas consagrados en mil carreras echaran el pie a tierra. Desde ese momento se reinventaron unas cuantas metáforas. Lo que hasta la fecha se conocía como la subida a La Gamonal pasó a llamarse “L´Angliru, el Olimpo del Ciclismo”.

La Cueña Les Cabres, Cobayos y otros nombres habituales en la toponimia local pasaron a “formar parte de la leyenda del ciclismo nacional e internacional”, e incluso hubo quien situó el infierno a ras de asfalto.


En L´Angliru se hace posible el más difícil todavía. Las piernas y la mente entablan una batalla tan épica como la inclinación de la cuesta a la que se enfrentan. El 23,5% de pendiente de la Cueña Les Cabres rompe las piernas y pone a prueba la fortaleza mental del escalador más consagrado.
Aquí la palabra sufrimiento se hace cuerpo pero exige el alma. Como escribió Manuel Rivas: “Dios es humano, pero el ciclismo es inhumano. Desafía los límites del esfuerzo físico. Y exige una doma continua, sin la menor concesión, del propio cuerpo”. Está claro que en L´Angliru Dios mostró su peor cara. 1570 metros, 1255 metros de desnivel, una pendiente máxima de 23,5% y una longitud de 12,5 kilómetros. Esta es la realidad hecha cifras:

Los primeros 6 kilómetros son relativamente sencillos, dentro de su dureza, hasta llegar a la zona recreativa de Villaparada. El kilómetro mas duro de este tramo y alcanza el 9,1% de pendiente media. Hasta Villaparada se puede acceder también a través del pueblo de Santa Eulalia y Busloñé.
Después de Villaparada quedan los 6 km más difíciles. En primer lugar en esta segunda parte se encuentra Las Curvas de Les Cabanes con una pendiente del 20% durante 150 metros. La siguiente curva es la de Llagos donde la pendiente es del 14,5%.

A continuación se encuentran La Curva Los Picones (20% máximo) y La Curva Cobayos (21,5% máximo), estas dos curvas desembocan en La Cueña Les Cabres donde la pendiente máxima llega al 23,5%, máximo de toda la subida. Las dos últimas grandes rampas son las del Aviru y "Les Piedrusines" con pendientes máximas de 21,5% y 20% respectivamente.



Y con esta presentación un servidor (si el tiempo lo permite) se dispondrá a agonizar en este puerto que tantas y tantas veces ha soñado en subir. El 38x27 no crea que sea suficiente para ascender tal coloso (si puedo le meteré un 34), pero lo que tengo claro es que aunque sea andando lo subiré....

Alberto Contador subiendolo este año :
">

El "chaba" Jimenez remontando,y ganando la etapa. Otro grándísimo escalador.

">

5 comentarios:

edu dijo...

piel de gallina tio!!!!!!!

sergi dijo...

tiene que ser la leche !!

ya te contaré. un saludo edu

RAFAEL GONZÁLEZ dijo...

He leído por ahí que la edición a la subida de este año la han suspendido.

Sergio García dijo...

sergi, yo sólo me he atrevido una vez con él, y fue corriendo... toda la subida con niebla y al coronar, la cima completamente despejada. En bici tiene que ser durísimo.

sergi dijo...

rafael este año no suben es verdad. tienen que utilizar ese puerto, pero sin quemarlo, por q las cosas a veces tmbien mueren de exito.

Sergio ya te contaré como va con la bici, me temo lo peor y llevo días viendo el perfil y es que me entran los miedos....ahhhh!!!

teneis mucha suerte los asturianus de tener esa tierrina.

saludos a los 2